Pricing
Sign Up

Ukraine Emergency Access and Support: Click Here to See How You Can Help.

PREPRINT

Video preload image for Enfoque de la fosa media para reparar la fuga de líquido cefalorraquídeo
jkl keys enabled
Keyboard Shortcuts:
J - Slow down playback
K - Pause
L - Accelerate playback
  • Introducción del paciente
  • 1. Incisión y exposición
  • 2. Craneotomía de la fosa media
  • 3. Elevación de Dura
  • 4. Reparación del defecto de Tegmen
  • 5. Reparación de craneotomía
  • 6. Cierre
  • 7. Reparación de la perforación de la membrana timpánica

Enfoque de la fosa media para reparar la fuga de líquido cefalorraquídeo

23346 views

Calhoun D. Cunningham III, MD1; Benjamin Park2; C. Scott Brown MD1
1Duke University Medical Center
2Vanderbilt University School of Medicine

Main Text

El abordaje de la fosa media está indicado para procedimientos que requieren acceso al conducto auditivo interno, estructuras dentro del hueso temporal y estructuras adyacentes. Este es uno de los tres enfoques principales para la reparación quirúrgica de los defectos tegmentales que causan fugas de líquido cefalorraquídeo (LCR). El abordaje de la fosa media permite una visión óptima del suelo de la fosa media para defectos más grandes o múltiples, facilita la colocación del injerto y evita la extracción del huesecillo para acceder al tegmen. La intervención quirúrgica para la fuga de líquido cefalorraquídeo está indicada cuando falla el tratamiento conservador o cuando el cierre espontáneo de un defecto es poco probable. En este caso, se utiliza un abordaje de fosa media para cerrar quirúrgicamente un defecto tegmen que causa otorrea en LCR refractaria al tratamiento conservador. Este caso destaca las técnicas quirúrgicas paso a paso involucradas en este procedimiento, incluido el abordaje quirúrgico para exponer el defecto del tegmen, la reparación del defecto del tegmen utilizando la fascia temporal y un injerto óseo, y la reparación y el cierre de la craneotomía.

Otorrinolaringología; cirugía; fosa craneal, media; Otorrea del líquido cefalorraquídeo.

Las fugas de líquido cefalorraquídeo (LCR) se producen por traumatismos craneofaciales, causas iatrogénicas y otras etiologías menos comunes como neoplasias, infecciones y defectos congénitos. 1 El líquido cefalorraquídeo desempeña un papel vital en el suministro de nutrientes al sistema nervioso central y en la amortiguación del cerebro y la médula espinal. El tegmen es la placa ósea que forma el techo de la cavidad timpánica y la separa de la fosa craneal media. También separa el espacio subaracnoideo que contiene el LCR del espacio aéreo del oído medio. Por lo tanto, los defectos en el tegmen pueden conducir a comunicaciones anormales entre el espacio subaracnoideo y los espacios que contienen aire del hueso temporal, lo que provoca fugas de LCR. 6, 8 Estos defectos pueden provocar síntomas de pérdida auditiva conductiva, tinnitus y secreción acuosa. Las complicaciones graves de la fuga de líquido cefalorraquídeo incluyen meningitis y absceso cerebral si se tratan de forma conservadora sin intervención quirúrgica. 2 El tratamiento quirúrgico es de primera línea para la rinorrea crónica del LCR, los pacientes postraumáticos refractarios al tratamiento conservador o médico y los pacientes con patología intracraneal significativa. 1 El abordaje quirúrgico para reparar una fuga de líquido cefalorraquídeo depende de la ubicación del defecto y de la etiología. Para los defectos tegmentales, se prefiere el abordaje de la fosa media debido a su alta tasa de éxito y eficacia a largo plazo en el control de la fuga de LCR con varias ventajas sobre los abordajes alternativos. 3

Se trata de una mujer de 57 años que acudió a consulta por plenitud y hipoacusia en el oído izquierdo. Se sometió a una miringotomía con colocación de un tubo y posteriormente tuvo un drenaje persistente de líquido acuoso transparente del canal auditivo izquierdo. Fue tratada con múltiples antibióticos y diferentes preparados tópicos sin mejoría, y como consecuencia de la persistencia de sus síntomas, se le realizó una TAC del hueso temporal, que reveló un defecto en el tegmen que recubre la mastoides de la oreja izquierda compatible con probable fuga de LCR en el oído medio y la mastoides.

En el examen físico, los pacientes con pérdida de líquido cefalorraquídeo suelen presentar rinorrea clara, otorrea, cefalea ortostática y síntomas adicionales según la etiología. 5 En el caso de las fugas de líquido cefalorraquídeo basadas en defectos tegmentales, los pacientes pueden experimentar otorrea clara, rinorrea, derrame del oído medio, pérdida de audición y dolor de cabeza. 6 En el examen físico, este paciente presentó hallazgos en el examen que concordaban con un defecto del tegmen, como otorrea clara, derrame del oído medio y pérdida de audición del oído izquierdo.

La TAC del hueso temporal del paciente mostró un defecto en el tegmen que recubre la mastoides de la oreja izquierda.

El pronóstico general de las fugas de líquido cefalorraquídeo es favorable, especialmente en los casos de traumatismo craneofacial, donde el tratamiento conservador puede ser todo lo que se requiere para su resolución. Sin embargo, la mayoría de los defectos tegmentales son espontáneos, que tienen una tasa muy baja de cierre espontáneo. Esto significa que la mayoría de estos pacientes requieren cierre quirúrgico. Si no se trata, existe el riesgo de desarrollar meningitis. La reparación quirúrgica de las fugas laterales espontáneas de LCR tiene una baja tasa media de fracaso global del 6,6%. 7 

Existen varios tratamientos para la fuga de líquido cefalorraquídeo según la etiología, incluido el tratamiento conservador y quirúrgico. El tratamiento conservador suele ser la primera línea para la fuga de líquido cefalorraquídeo por traumatismo craneofacial, y estas estrategias incluyen la elevación de la cabeza, antibióticos y diuréticos. El manejo quirúrgico se considera como tratamiento de primera línea para pacientes con síntomas refractarios al manejo médico durante 3 a 7 días. 1 La localización del defecto es el factor más crítico para determinar el abordaje quirúrgico. Hay tres abordajes principales para reparar los defectos tegmentales: abordaje transmastoideo, abordaje de fosa media o abordaje combinado. 3 

El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas persistentes de la fuga de líquido cefalorraquídeo, incluida la otorrea del líquido cefalorraquídeo, así como prevenir complicaciones graves como la meningitis y el meningoencefalocele. 6 En este caso, el paciente fue sometido a miringotomía y tenía drenaje persistente de agua líquido del conducto auditivo izquierdo. Los síntomas adicionales incluyeron sensación de saciedad y pérdida de audición. Fue tratada con antibióticos y manejada de manera conservadora, pero no tuvo mejoría de los síntomas. Las imágenes mostraron un defecto en el tegmen, que tiene pocas posibilidades de resolverse espontáneamente. Por lo tanto, se indicó la cirugía para cerrar el defecto en el tegmen que recubre el espacio aéreo mastoideo para resolver los síntomas y prevenir complicaciones adicionales.

En el caso de los defectos tegmentales, el abordaje de la fosa media es el más común y tiene una baja tasa de fracaso. Entre sus ventajas destacan la posibilidad de ver todo el suelo de la base del cráneo en caso de múltiples defectos o para la colocación de grandes injertos multicapa, y evitar la extracción de huesecillos para la reparación de defectos del tegmen timpano. 7, 8 Se ha demostrado que este enfoque tiene una baja morbilidad y una alta eficacia a largo plazo. 9, 10 Sin embargo, este método es más invasivo que otros abordajes, ya que implica una craneotomía y una retracción del lóbulo temporal y la duramadre. Por lo tanto, estos pacientes tienen tiempos de recuperación potencialmente más largos y un mayor riesgo de epilepsia por la craneotomía que los acompaña. 8

Este acercamiento de la fosa media al hueso temporal fue descrito por primera vez en 1891 por Frank Hartley como una ruta hacia el ganglio trigémino. En 1958, este abordaje se adaptó a los procedimientos de neurocirugía y se utilizó estrictamente en ese dominio hasta que se generalizó como abordaje para el hueso temporal. 11 Esto se ha convertido en uno de los tres enfoques principales para reparar los defectos tegmentales, incluyendo: craneotomía transmastoidea, fosa media o un enfoque combinado. 3 Sus ventajas incluyen la visualización de todo el piso de la base del cráneo en caso de múltiples defectos, la colocación óptima de los injertos y la evitación de la manipulación en la región del oído medio, como la eliminación de huesecillos. 7, 8 Se ha demostrado que este enfoque tiene una baja morbilidad y una alta eficacia a largo plazo. 9, 10 Varios estudios institucionales han encontrado una alta tasa de éxito en la reparación de la fuga de líquido cefalorraquídeo y la prevención de la recurrencia, con tasas del 91 al 100% dependiendo del uso de drenajes lumbares. 3, 9 En una revisión sistemática de las reparaciones laterales de la base del cráneo con abordajes transmastoideos y de la fosa craneal media, se informó una tasa de fracaso global baja, del 6,6 %. 7 

Para este abordaje, se requiere una incisión del músculo temporal en el área pretragal para acceder al hueso temporal para la craneotomía. Se debe realizar una incisión perezosa tipo S desde el área del trago hasta el área por encima de la oreja en una línea vertical tangencial al conducto auditivo externo. La incisión inicial debe realizarse a través de la capa subcutánea hasta el nivel de la fascia temporal. Los vasos temporales superficiales en la región anterior al oído requieren una manipulación cuidadosa y pueden terminar siendo extirpados. La raíz del cigoma es el límite inferior de la disección. Cuando la fascia temporal está expuesta, se puede cosechar un injerto, limpiarlo y dejarlo a un lado. Las reparaciones a menudo involucran fascia temporal autóloga, injertos óseos autólogos o injertos aloplásticos para reparar defectos tegmentales. Entre los injertos autólogos, la fascia temporal y el músculo están fácilmente disponibles y tienen una alta eficacia, lo que los convierte en opciones populares para el injerto. Se puede utilizar un bloque Silastic para limpiar el injerto y eliminar las fibras musculares adheridas residuales. Esto también permite que el injerto se deshidrate y forme una superficie plana para facilitar la manipulación. El músculo temporal se divide desde el extremo inferior de la disección en la raíz del cigoma de forma curvilínea. Se puede dejar un manguito de fascia temporal en el borde del músculo para facilitar la reaproximación al final del procedimiento. El músculo se puede elevar anterior y posteriormente para exponer la corteza temporal para la craneotomía.

A continuación, la craneotomía se suele realizar centrada aproximadamente 2/3 anterior y 1/3 posterior al conducto auditivo externo. Se hace un colgajo óseo de craneotomía que mide de 4x5 cm a 4x5 cm en cada lado con un taladro regular y una fresa de corte, seguida de una fresa de diamante cuando se reduce a un hueso de consistencia de cáscara de huevo más delgado. Alternativamente, se puede usar un craneotomo para levantar el colgajo óseo. El hueso debe bajarse hasta el nivel de la duramadre con la fresa de diamante. Es fundamental exponer la duramadre en todos los bordes para evitar desgarros al levantar el colgajo óseo. La hemorragia dural se puede controlar con cauterización bipolar; Sin embargo, se debe tener cuidado de mantener el paralelo bipolar. Cuando comienza la elevación de la duramadre, el suelo de la placa de la fosa media debe quedar a la vista. Se puede utilizar un microscopio para ver áreas translúcidas con hueso delgado para mejorar la exposición. La disección debe continuar a lo largo del suelo del tegmen y la duramadre desde la cresta petrosa, que es la extensión de la disección posterior. La disección debe continuar por delante de la arteria meníngea media y el agujero espinoso. Con esta exposición se pueden visualizar defectos en el tegmen sobre el área de la mastoides.

A continuación, se debe medir el defecto para estimar el tamaño necesario del injerto óseo. Se toma un pequeño injerto de la mesa interna del colgajo óseo. La corteza interna del colgajo óseo debe extirparse y solo queda la corteza externa. El injerto debe tener una forma lisa en todos los bordes y contorneada para la superficie del tegmen. A continuación, se debe tomar el injerto de fascia temporal y dividirlo en dos partes. Primero se debe colocar una pieza sobre el defecto. El injerto óseo debe colocarse sobre la primera capa de la fascia. La segunda pieza de fascia debe colocarse sobre el injerto óseo para asegurarlo y colocarlo en su lugar. El injerto de fascia superior debe avanzarse para obtener una buena cobertura del injerto óseo, así como del tegmen medial al injerto óseo. DuraGen se puede utilizar para sujetar la fascia y apoyar la reparación. Esto formará una reparación de tres capas de la fascia, el hueso y la fascia con el apoyo de DuraGen. Se puede colocar espuma de gel para complementar los espacios más grandes en la duramadre.

El equipo especializado incluye:

  • Sistema de taladro con fresas de corte y diamante.
  • Craneotomo, si se desea.
  • Sistema de enchapado Stryker.
  • DuraGen (injerto dural a base de colágeno).

El autor C. Scott Brown también trabaja como editor de la sección de Otorrinolaringología del Journal of Medical Insight.

El paciente al que se hace referencia en este videoartículo ha dado su consentimiento informado para ser filmado y es consciente de que la información y las imágenes se publicarán en línea.

Citations

  1. Le C, Strong EB, Luu Q. Manejo de las fugas de líquido cefalorraquídeo de la base anterior del cráneo. J Neurol Surg, Parte B Base del Cráneo. 2016; 77(5):404-411. doi:10.1055/s-0036-1584229.
  2. Bernal-Sprekelsen M, Bleda-Vázquez C, Carrau RL. Meningitis ascendente secundaria a fugas traumáticas de líquido cefalorraquídeo. Am J Rhinol. 2000; 14(4):257-259. doi:10.2500/105065800779954473.
  3. Hoang S, Ortiz Torres MJ, Rivera AL, Litofsky NS. Abordaje de la fosa craneal media para reparar defectos de tegmen con injerto autólogo o aloplástico. Neurosurgo Mundial. 2018; 118:E10-E17. doi:10.1016/j.wneu.2018.05.196.
  4. Oh J-W, Kim S-H, Whang K. Fuga traumática de líquido cefalorraquídeo: diagnóstico y tratamiento. Neurotrauma J coreano. 2017; 13(2):63. doi:10.13004/kjnt.2017.13.2.63.
  5. Chan TLH, Cowan R, Hindiyeh N, Hashmi S, Lanzman B, Carroll I. Fuga de líquido cefalorraquídeo en el contexto de la fractura de la pars interarticularis. BMC Neurol. 2020; 20(1):162. doi:10.1186/s12883-020-01740-1.
  6. Marchioni D, Bonali M, Alicandri-Ciufelli M, Rubini A, Pavesi G, Presutti L. Enfoque combinado para la reparación de defectos del tegmen en pacientes con otorrea o hernias de líquido cefalorraquídeo: nuestra experiencia. J Neurol Surg, Parte B Base del Cráneo. 2014; 75(4):279-287. doi:10.1055/s-0034-1371524.
  7. Lobo BC, Baumanis MM, Nelson RF. Reparación quirúrgica de fugas espontáneas de líquido cefalorraquídeo (LCR): una revisión sistemática. Laringoscopio Investig Otolaryngol. 2017; 2(5):215-224. doi:10.1002/lio2.75.
  8. Stenzel M, Preuss S, Orloff L, Jecker P, Mann W. Fugas de líquido cefalorraquídeo de origen óseo temporal: etiología y tratamiento. ORL. 2005; 67(1):51-55. doi:10.1159/000084306.
  9. Nelson RF, Roche JP, Gantz BJ, Hansen MR. Abordaje de la fosa craneal media (MCF) sin el uso de drenaje lumbar para el tratamiento de las fugas espontáneas de líquido cefalorraquídeo (LCR). Otol Neurotol. 2016; 37(10):1625-1629. doi:10.1097/MAO.000000000000001208.
  10. Braca JA, Marzo S, Prabhu VC. Fuga de líquido cefalorraquídeo de defectos del tegmen tímpano reparados mediante el abordaje de la fosa craneal media. J Cirugía Neurol, Parte B Base del Cráneo. 2013; 74(2):103-107. doi:10.1055/s-0033-1333616.
  11. Glasscock YO. Abordaje de la fosa media al hueso temporal: una frontera otológica. Arco Otolaryngol. 1969; 90(1):15-27. doi:10.1001/archotol.1969.00770030017006.

Share this Article

Authors

Filmed At:

Duke University Medical Center

Article Information

Publication Date
Article ID186
Production ID0186
VolumeN/A
Issue186
DOI
https://doi.org/10.24296/jomi/186