PREPRINT

  • 1. Introducción
  • 2. Disección
  • 3. Orquiectomía inguinal radical y extirpación del saco de la hernia
  • 4. Cierre el anillo interno
  • 5. Cierre
  • 6. Observaciones postoperatorias
cover-image
jkl keys enabled

Reparación de hernia inguinal indirecta abierta derecha y orquiectomía inguinal radical

8276 views

Eric de Leon, MD1; Dinesh Ranjan, MD2; Jaymie Ang Henry, MD, MPH3

1Perpetual Help Hospital
2Roseburg, VA Health Care System
3Florida Atlantic University, G4 Alliance

Main Text

Abstracto

Una hernia inguinal es una afección en la que los órganos intraabdominales sobresalen a través de los músculos abdominales o el canal inguinal. Es más común en hombres que en mujeres y puede ocurrir a cualquier edad. La mayoría de las hernias inguinales en adultos se consideran defectos adquiridos causados por debilidad en la musculatura de la pared abdominal debido al esfuerzo excesivo por levantar objetos pesados, aumentar de peso, toser o dificultad para defecar y orinar. Las hernias inguinales se presentan como una protuberancia en el área de la ingle que puede volverse más prominente al toser, esforzarse o ponerse de pie, y desaparece cuando se está acostado. Los síntomas están presentes en alrededor del 66% de las personas afectadas, que pueden incluir dolor o malestar, especialmente con la tos, el ejercicio o las deposiciones. La historia clínica y el examen físico son clave para diagnosticar hernias inguinales; sin embargo, las pruebas de diagnóstico por imágenes como la ecografía, la tomografía computarizada o la resonancia magnética pueden ayudar en el diagnóstico cuando los hallazgos son equívocos. Las hernias inguinales generalmente se clasifican como indirectas, directas o femorales según el sitio de la hernia en relación con las estructuras circundantes. En adultos, la espera vigilante generalmente se recomienda para hernias inguinales pequeñas y reducibles; sin embargo, las hernias inguinales que se agrandan, causan síntomas o se encarcelan o estrangulan se tratan quirúrgicamente. El tratamiento quirúrgico se puede dividir en reparación de tejidos y reparación de malla, siendo esta última preferida debido a que tiene una tasa de recurrencia más baja.

Un testículo no descendido es un testículo que nunca se movió a su posición adecuada en el escroto. La mayoría de estos casos involucra solo un testículo, pero alrededor del 10% puede involucrar a ambos. Las complicaciones involucradas con esta afección incluyen cáncer testicular e infertilidad, y se recomienda la corrección quirúrgica antes de que el niño cumpla los 18 meses de edad.

Aquí, presentamos a un hombre de 78 años que fue diagnosticado con una hernia inguinal derecha. Tras la exploración, se observó que el testículo derecho no descendía e involucrado con el saco herniario. Según la edad del paciente y el riesgo de neoplasia maligna futura, la reparación de la hernia también incluyó una orquiectomía.

Texto principal próximamente.