PREPRINT

  • 1. Introducción
  • 2. Incisión
  • 3. Disección superficial
  • 4. Neurolisis cubital
  • 5. Transposición anterior
  • 6. Transposición subcutánea
  • 7. Transposición submuscular con Z-plastia
  • 8. Evaluación de la estabilidad
  • 9. Discusión del cierre
cover-image
jkl keys enabled

Transposición del nervio cubital

7770 views

Main Text

La transposición del nervio cubital es un procedimiento quirúrgico realizado para tratar la compresión del nervio cubital del codo, también conocida como síndrome del túnel cubital. Este procedimiento se utiliza después de que falla el manejo no quirúrgico y la descompresión in situ, o si estos procedimientos se consideran inapropiados en función de la patología del paciente o la inestabilidad del nervio cubital. La transposición del nervio cubital implica no solo la descompresión del nervio, sino también su reposicionamiento anterior para reducir la compresión y la irritación mientras se mantiene la integridad del nervio. Este video describe la técnica quirúrgica utilizada por el Dr. Asif Ilyas para realizar una transposición del nervio cubital utilizando una técnica subcutánea o submuscular.

Un varón de 55 años se presenta con sensibilidad en el codo derecho. Informa que el dolor ocurre en el aspecto posteromedial del codo, y es particularmente malo cuando flexiona el codo, como cuando está usando su teléfono celular. Describe la sensación como un dolor de 5 de cada 10 "doloroso" y dice que a veces se acompaña de una sensación de hormigueo agudo en su dedo meñique y dedo anular. También está preocupado porque siente que su agarre de la mano derecha se ha debilitado recientemente. La historia clínica pasada del paciente es significativa para una liberación cubital in situ realizada en el codo derecho 1 año antes para el tratamiento de síntomas similares. El paciente afirma que está particularmente frustrado porque el dolor a menudo lo despierta por la noche si dobla el brazo mientras duerme y no puede dormir decentemente por la noche.

El síndrome del túnel cubital se observa con una incidencia ligeramente mayor en hombres que en mujeres, y una incidencia creciente se observa con el aumento de la edad en ambos sexos. 1 Las personas que realizan actividades repetitivas o prolongadas que requieren que el codo esté en una posición doblada fija tienen un mayor riesgo de desarrollar el síndrome del túnel cubital. número arábigo

Los hallazgos del examen físico variarán según la etiología y la gravedad de la compresión nerviosa. Cuando el brazo se mueve a través de un rango completo de flexión y extensión, se puede observar que el nervio cubital subluxa sobre el epicóndilo medial. Puede haber atrofia muscular visible de la mano afectada alrededor del dedo meñique y el dedo anular, así como garras. Esto puede ir acompañado de disminución de la sensibilidad en estos dedos. La hinchazón y / o un quiste pueden ser observados por el epicóndilo medial. 3 Un signo positivo de Froment, que indica una flexión compensatoria del pulgar durante un movimiento de pellizco, es característico de la compresión cubital. Además, la extensión y abducción persistente del dedo meñique, conocida como signo positivo de Wartenberg, sugiere compresión del nervio cubital. Las pruebas motoras que revelan un agarre y / o pellizco debilitados también respaldan este diagnóstico. 3,4

El síndrome del túnel cubital se debe a la compresión e irritación del nervio cubital en el codo por el epicóndilo medial. El túnel cubital es un espacio estrecho que el nervio debe atravesar con muy poco tejido blando circundante para su protección. A menudo, la causa exacta de esta irritación nerviosa no se conoce, pero las causas incluyen sostener un teléfono en la oreja extensamente, apoyarse en los codos, un quiste del codo y artritis del codo. Si el nervio cubital permanece comprimido durante un período prolongado de tiempo, puede provocar un desgaste muscular irreversible en la mano, así como dolor continuo y disminución de la función del codo y la mano afectados. Para los pacientes que presentan compresión nerviosa leve o moderada, el tratamiento de primera línea implica suspender las actividades que aumentan la compresión nerviosa, tomar AINE y usar un aparato ortopédico o férula acolchada para el codo. Si el nervio está severamente comprimido o los métodos de tratamiento no quirúrgicos son ineficaces, entonces la cirugía está indicada. Los procedimientos quirúrgicos incluyen la liberación del túnel cubital y la transposición del nervio anterior. 3

Los rayos X se pueden usar para visualizar la estructura ósea del codo y revelar cualquier espolón óseo o artritis que pueda ser responsable de la compresión nerviosa. Los estudios de conducción nerviosa son útiles para determinar la condición del nervio cubital, dónde se produce la compresión y si hay o no algún daño muscular asociado.

Este procedimiento se realiza bajo anestesia general o regional utilizando un torniquete estéril. Coloque al paciente en decúbito supino con el brazo girado externamente y ligeramente flexionado para que el aspecto posteromedial del codo quede expuesto. Desinfecte el sitio de la incisión, luego extienda completamente el codo y palpe el epicóndilo medial para localizar el nervio cubital. Marque la ubicación del nervio cubital posterior al epicóndilo medial, extendiéndose de 6 a 10 cm en las direcciones proximal y distal.

Flexiona ligeramente el brazo para visualizar la trayectoria del nervio. Cree una incisión longitudinal directamente detrás del epicóndilo medial a lo largo del camino marcado. Diseccionar proximalmente al epicóndilo medial, hacia abajo a través del tejido subcutáneo. Abra la incisión y cauterice los vasos sanguíneos según sea necesario. Identificar el nervio cubital proximal al epicóndilo medial.

Suelte la arcada del nervio cubital proximal usando un movimiento de propagación con tijeras. Empuje el nervio según sea necesario para realizar la liberación, pero evite agarrarlo para evitar daños en el nervio o en los vasos sanguíneos que lo acompañan. Confirme que el nervio está movilizado. Continúe haciendo una incisión longitudinal distal al epicóndilo medial y confirme que el nervio está movilizado. Inserte retractores en los extremos proximal y distal de la incisión. Suelte la arcada del nervio cubital distal y confirme que el nervio está movilizado. Tenga cuidado de evitar cortar a través de cualquier rama nerviosa o vasos. Si una de estas estructuras se corta inadvertidamente, asegúrese de cauterizarla para prevenir neuromas dolorosos o sangrado excesivo. Suelte la fascia entre las 2 cabezas del flexor carpi ulnaris (FCU), asegurándose de liberar la fascia en línea con el nervio. Verifique si hay alguna fascia de inversión profunda, y si se observa alguna, extienda la fascia con tijeras para liberarla. Una vez que el túnel cubital se haya abierto completamente y el nervio cubital se haya movilizado, retire suavemente el nervio cubital de la fascia liberada. Mantenga las ramas del nervio cubital si es posible, y cauterice cualquier rama nerviosa que no se pueda preservar.

Una vez que el nervio se moviliza, retire el tabique intermuscular del epicóndilo medial con un cuchillo o un cauterismo. Extirpar alrededor de un segmento de 1 cm para que quede expuesta una cresta supracondílea desnuda. Tenga cuidado de proteger la rama del nervio motor en el lado cubital del tabique. Reposicione el nervio moviéndolo hacia arriba para que se asiente sobre la cresta supracondílea sin interferencia de ninguna estructura externa. Cauterizar la primera rama del nervio cubital si está atando el nervio e inhibiendo la movilización y transposición anterior.

Técnica subcutánea. Cierre el túnel cubital para evitar la resuluxación inadvertida. Para hacer esto, movilice los tejidos posteriores de la extensión del tríceps y cierre los colgajos de tejido a través del intervalo que encierra el epicóndilo medial. Aplique 2 suturas de figura ocho para completar el cierre. Luego cree un cabestrillo fascial para mantener el nervio en su lugar anteriormente. Esto se puede hacer reposicionando el aspecto posterior de la FCU a través del nervio, dejando la fascia unida a su origen en el epicóndilo. Use un vicryl 2-0 o equivalente para fijar el cabestrillo.

Técnica submuscular con Z-plastia. Traducir temporalmente el nervio posteriormente. Incise el vientre del músculo pronador flexor de una manera z para crear folletos. Para hacer esto, marque los colgajos en el origen del músculo pronador flexor utilizando 3 líneas paralelas: una en el borde de ataque, una en el medio y otra donde descomprimió el nervio cubital. Esto creará un colgajo distal y un colgajo proximal. El colgajo distal requiere cierta disección del músculo, pero el colgajo proximal se desprende con bastante facilidad porque va en la dirección de las fibras musculares. Mueva el nervio hacia dentro de las valvas musculares pronadoras flexoras preparadas. Conecte las valvas musculares de extremo a extremo con 1 o 2 suturas de figura ocho. Tenga cuidado de no coser demasiado fuerte, o existe el riesgo de crear inadvertidamente un nuevo sitio de constricción en el nervio.

Ahora que el nervio se ha estabilizado, tome el nervio a través de un rango de movimiento activo. Libere cualquier tensión residual resultante de la fascia de inversión profunda.

Lave bien la herida con agua estéril. Deja caer el torniquete. Puede haber una cantidad moderada de sangrado, así que cauterice según sea necesario. Cierre la piel con 3-0 vicryl, un monocrilo 4-0 y luego un pegamento o nylon para la piel.

Aplique un yeso o una férula en el codo para mantener una posición doblada de 90 ° durante 2 a 4 semanas después de la operación. La fisioterapia se recomienda para recuperar la fuerza y el rango de movimiento, así como para ayudar con el manejo del dolor.

La transposición del nervio cubital se considera una opción de tratamiento eficaz a largo plazo para los pacientes con síndrome del túnel cubital. Se recomienda con mayor frecuencia en los casos en que la simple liberación del túnel cubital in situ está contraindicada,3,5–9 , como en casos de traumatismo previo del codo o patología subyacente. 10 Los estudios retrospectivos han demostrado que en pacientes sin artritis del codo o traumatismo del codo, la descompresión in situ es una opción efectiva para tratar el síndrome del túnel cubital que conlleva un menor riesgo de eventos adversos y recurrencia que los procedimientos de transposición del nervio cubital. 7,9 Un estudio de cohorte prospectivo de 2018 encontró que los pacientes experimentaron una mayor morbilidad quirúrgica después de la transposición cubital que la descompresión medida por el consumo de narcóticos, la discapacidad informada por el paciente y la parestesia olecranonte persistente. Sin embargo, la mayoría de estas diferencias fueron transitorias y se resolvieron a las 8 semanas después de la cirugía. 5

Un metanálisis de 4 ensayos controlados aleatorios no encontró diferencias en las velocidades de conducción nerviosa motora o las puntuaciones de resultado clínico entre la descompresión simple y la transposición del nervio cubital en pacientes sin lesiones traumáticas previas o cirugías del codo afectado. 6 Un estudio cadavérico de 2015 mostró que tanto la transposición subcutánea como la submuscular proporcionaron una disminución estadísticamente significativa de la tensión nerviosa en plena flexión, mientras que la liberación in situ no proporcionó un cambio en la tensión ni en la extensión. Estos resultados proporcionan evidencia de que una transposición cubital puede estar justificada sobre una liberación in situ cuando la tensión es la patología subyacente que causa la neuropatía cubital. 8

Una vez que un cirujano ha considerado que un paciente es un candidato apropiado para la transposición cubital, hay algunas técnicas de transposición para elegir. La literatura actual proporciona una visión limitada de los diferentes resultados entre las técnicas disponibles. Un metanálisis de 2015 de los ensayos controlados aleatorios disponibles y los estudios observacionales que compararon las técnicas de transposición subcutánea y submuscular no encontró diferencias en el resultado de la mejoría clínicamente relevante. Sin embargo, los autores encontraron que la incidencia de eventos adversos fue significativamente mayor después de la transposición submuscular que la transposición subcutánea. Los autores reconocieron que los resultados utilizados en los diversos estudios fueron inconsistentes y hubo muy pocos ensayos controlados aleatorios, por lo que se necesita más evidencia sobre este tema para establecer conclusiones significativas. 11 Los estudios retrospectivos han encontrado evidencia similar de que, si bien las transposiciones subcutáneas y submusculares tratan eficazmente el síndrome del túnel cubital, la transposición submuscular se asocia con una mayor recurrencia y más complicaciones. 12,13

Nada que revelar.

El paciente al que se hace referencia en este video artículo ha dado su consentimiento informado para ser filmado y es consciente de que la información y las imágenes se publicarán en línea.

Citations

  1. Osei DA, Groves AP, Bommarito K, Ray WZ. Síndrome del túnel cubital: incidencia y demografía en una base de datos administrativa nacional. Neurocirugía. 2017;80(3):417-420. doi:10.1093/neuros/nyw061.
  2. Adkinson JM, Zhong L, Aliu O, Chung KC. Tratamiento quirúrgico del síndrome del túnel cubital: tendencias y la influencia de las características del paciente y del cirujano. J Mano Surg Am. 2015;40(9):1824-1831. doi:10.1016/j.jhsa.2015.05.009.
  3. Grandizio LC, Maschke S, Evans PJ. El manejo del síndrome del túnel cubital persistente y recurrente. J Mano Surg Am. 2018;43(10):933-940. doi:10.1016/j.jhsa.2018.03.057.
  4. Goldman SB, Brininger TL, Schrader JW, Curtis R, Koceja DM. Análisis de pruebas motoras clínicas para pacientes adultos con neuropatía cubital diagnosticada en el codo. Arch Phys Med Rehabil. 2009;90(11):1846-1852. doi:10.1016/j.apmr.2009.06.007.
  5. Staples R, Londres DA, Dardas AZ, Goldfarb CA, Calfee RP. Morbilidad comparativa de las cirugías del túnel cubital: un estudio de cohorte prospectivo. J Mano Surg Am. 2018;43(3):207-213. doi:10.1016/j.jhsa.2017.10.033.
  6. Zlowodzki M, Chan S, Bhandari M, Kalliainen L, Schubert W. Transposición anterior comparada con la descompresión simple para el tratamiento del síndrome del túnel cubital: un metanálisis de ensayos aleatorizados y controlados. J Articulación Ósea Surg Am. 2007;89(12):2591-2598. doi:10.2106/JBJS.G.00183.
  7. Zhang D, Earp BE, Blazar P. Tasas de complicaciones y cirugías secundarias después de la liberación del túnel cubital in situ en comparación con la transposición del nervio cubital: una revisión retrospectiva. J Mano Surg Am. 2017;42(4):294.e1-294.e5. doi:10.1016/j.jhsa.2017.01.020.
  8. Mitchell J, Dunn JC, Kusnezov N, et al. El efecto de la técnica quirúrgica sobre la distensión del nervio cubital después de la cirugía para el síndrome del túnel cubital. Mano (N Y). 2015;10(4):707-711. doi:10.1007/s11552-015-9770-y.
  9. Gaspar MP, Kane PM, Putthiwara D, Jacoby SM, Osterman AL. Predicción de la revisión después de la descompresión del nervio cubital in situ para pacientes con síndrome del túnel cubital idiopático. J Mano Surg Am. 2016;41(3):427-435. doi:10.1016/j.jhsa.2015.12.012.
  10. Krogue JD, Aleem AW, Osei DA, Goldfarb CA, Calfee RP. Predictores de revisión quirúrgica después de la descompresión in situ del nervio cubital. J Hombro Elbow Surg. 2015;24(4):634-639. doi:10.1016/j.jse.2014.12.015.
  11. Liu CH, Wu SQ, Ke XB, et al. Transposición anterior subcutánea versus submuscular del nervio cubital para el síndrome del túnel cubital: una revisión sistemática y un metanálisis de ensayos controlados aleatorios y estudios observacionales. Medicina (Baltimore). 2015;94(29):e1207. doi:10.1097/MD.00000000000001207.
  12. Bacle G, Marteau E, Freslon M, et al. Síndrome del túnel cubital: resultados comparativos de un estudio multicéntrico de 4 técnicas quirúrgicas con un seguimiento medio de 92 meses. Orthop Traumatol Surg Res. 2014;100(4)(suppl):S205-S208. doi:10.1016/j.otsr.2014.03.009.
  13. Zhou Y, Feng F, Qu X, et al. [Comparación de la efectividad entre dos métodos diferentes de transposición anterior del nervio cubital en el tratamiento del síndrome del túnel cubital]. Zhongguo Xiu Fu Chong Jian Wai Ke Za Zhi. 2012;26(4):429-432. http://open.oriprobe.com/articles/29148370/EFFECTIVENESS_COMPARISON_BETWEEN_TWO_DIFFERENT_MET.htm.